La delegación de funcionarios del Ejecutivo nacional de Uruguay llegó a Jáchal el domingo por la noche. Durante la jornada del lunes recorrieron las obras que se están realizando en el norte de San Juan financiadas con el fondo fiduciario de Gualcamayo, como el estadio polideportivo de Jáchal, la planta de tratamientos de residuos sólidos urbanos o el Hospital de Huaco. Además, mantuvieron una reunión con el intendente Jorge Barifusa para conocer de qué manera se interrelacionan el estado municipal y las empresas mineras.
La visita a Gualcamayo se realizó el día martes. Los profesionales recorrieron todas las instalaciones del yacimiento, hablaron con los responsables de cada sector y se interiorizaron sobre los procedimientos, normas y regulaciones que pone en practica Yamana en cada una de sus operaciones.
La Geógrafa Vilma Daudy, Asesora profesional de la Dirección Nacional de Minería y Geología, sostuvo que la visita fue “Excelente. Acá obtuvimos todas las respuestas y soluciones a los planteos ambientales que se hacen en Uruguay”.
Por su parte, Alicia Nieto, responsable de la Unidad Ambiental del Ministerio de Industria, Energía y Minería, sostuvo que “Ha sido extraordinario ver cómo se trabaja en minería moderna en Gualcamayo”.
Esta es la segunda oportunidad en que una delegación uruguaya visita Gualcamayo.
El año pasado llegaron hasta el emprendimiento minero legisladores nacionales que estaban comenzando el análisis del proyecto de ley que se sancionó recientemente.
“Para nosotros es un orgullo que se mire a Gualcamayo como modelo de minería moderna y responsable y que se pretenda imitar los estándares que utilizamos en este emprendimiento en otras minas que vayan a desarrollarse en otros países”, sostuvo Mario Hernández, vicepresidente de Minas Argentinas.
Minas Argentinas S.A. (MASA) informa que el pasado martes 24 de septiembre recibió en su mina Gualcamayo la visita de funcionarios del Ministerio de Industria, Energía y Minería y del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay. La delegación de profesionales llegó para conocer una mina de gran porte e interiorizarse de los procesos y medidas de cuidado ambiental que se practican en la minería moderna.
José Mujica, presidente de Uruguay, defendió la actividad de minería en su país apoyando el emprendimiento Aratirí, que propone producir hierro en Cerro Chato y Valentines.
En ese contexto, el 4 de septiembre pasado, el parlamento de ese país dio sanción definitiva a la iniciativa presentada dos años y medio atrás que define como minería de gran porte los proyectos de explotación de minerales metálicos que ocupen una superficie mayor a 400 hectáreas de intervención directa o que suponga una inversión superior a u$s113 millones.
La comitiva que visitó la mina sanjuanina estaba integrada por 10 profesionales de distinta índole: 2 ingenieros civiles, 2 agrimensores, 1 ingeniero agrónomo, 1 economista, 1 geógrafo, 1 arquitecto y 2 geólogos. El objetivo principal era conocer cómo se trabaja en minería moderna de gran porte, cuáles son las políticas de cuidado ambiental y cómo es la vinculación con las comunidades cercanas, entre otras cosas.
Con el objetivo de transparentar la actividad en la Reserva de Biósfera San Guillermo, ubicada en la cordillera iglesiana, el gobierno de San Juan presentó un sitio web desde el que se podrán observar imágenes en vivo y en directo en dos sitios claves.
El sitio -www.reservasanguillermo.com- reflejará las imágenes de una cámara localizada en Despoblados, la denominada “zona de amortiguamiento”, y las imágenes de otra cámara que estará localizada en Llano de los Leones, el corazón de la zona núcleo del Parque Nacional San Guillermo, lugar que concentra la mayor presencia de fauna, especialmente vicuñas. Está previsto que las cámaras funcionen las 24 horas, alimentadas con energía solar. La inversión requerida para instalar la tecnología de cámaras y el sitio web estuvo a cargo del Ministerio de Minería de la provincia.
Al respecto de esta nueva iniciativa, el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, que ‘’Es necesario difundir todo lo relacionado a la protección de esa reserva, porque no se puede confundir un puma con un jaguar y, como se quiere ser muy claro, en unos 15 días más se firmará con las agencias de desarrollo de las Naciones Unidas, especialmente la Agencia Ambiental de la ONU, para que auditen externamente cada uno de los proyectos de la minería en San Juan’’, y agregó, ‘’la nueva herramienta informática servirá para decirle al resto de la Argentina que San Juan es una provincia que no bajará los brazos, que quiere seguir creciendo y que quiere seguir dándole trabajo y salario digno a su gente, pero que no se quiere el crecimiento económico por el crecimiento económico solo, sino el crecimiento con ascenso social’’.
La apertura de la primera sucursal de la Sociedad de Garantía Recíproca (Puente SGR) en el interior del país, representa la ‘piedra fundacional’ del proyecto para instalar un Banco Minero en San Juan, que según anticipó Federico Tomasevich, presidente de Puente, estará funcionando en el plazo de un año. Tomasevich aseguró que “‘’Si el Gobierno nacional apoya esta iniciativa, que creo que tiene todas las intenciones de apoyarla porque es una iniciativa de inversión que beneficiaria a muchas Pymes, entendemos que de aquí a un año debería estar plasmada esta intención’’.
El gobernador Gioja apoyó la iniciativa: “Vamos a trabajar en el Banco Minero, nosotros somos como zancudo y vamos a estar picando para que se pueda concretar en esta provincia. Creemos que tenemos todas las posibilidades de hacerlo y obviamente las cosas hay que encararlas y estoy más que convencido que a esta Sociedad de Garantías Recíprocas le va a ir muy bien, va a haber garantía y va a haber crédito para los pequeños y medianos empresarios”. De esta manera, el primer Banco Minero argentino concretaría la figura de desarrollo de líneas específicas para la actividad, que no hayan obtenido respuestas en el circuito financiero tradicional.
Puente Hnos es la SGR más grande del país y ha otorgado más de 20 mil créditos por más de 1.000 millones en los últimos años. Tomasevich señaló que ‘’Tenemos una distinción muy grande con el sector financiero tradicional, que es la velocidad de respuesta. En dos semanas una carpeta está analizada y autorizada o rechazada; y en 72 horas está monetizado el crédito. El tiempo es dinero y el empresario no puede relegar dinero por tiempos burocráticos de la actividad’’, y respecto del banco de la minería en San Juan, indicó que ‘’estaría radicado en San Juan porque estructuralmente la actividad minera va a tener competencia relativa al resto de las provincias aquí. Las sedes de las multinacionales van a elegir San Juan para instalarse, todas van a estar acá; entonces la toma de decisiones estará acá, con lo cual la sede del Banco Minero debe estar donde se toman las decisiones’’. En la actualidad, las oficinas de la entidad financiera en la provincia funcionan en el mismo edificio de la Cámara de Servicios Mineros (Casemi) en 9 de Julio 936 oeste, a partir de un convenio estratégico firmado con los proveedores mineros para ‘’que las Pymes obtengan alternativas de financiamiento flexibles, competitivas y rápidas’’.
El Papa visitó una mina en la isla de Cerdeña, donde un trabajador le hizo un regalo muy especial. El Sumo Pontífice contó la historia de la migración de su padre.
“Bienvenido a Cerdeña, su santidad”, decía el casco amarillo que un minero sin trabajo en la minería  le obsequió a Francisco durante su visita a una multitud de trabajadores, muchos de ellos, mineros, que en los últimos años perdieron sus empleos.
Para mostrar empatía con ellos, contó la historia de su propia familia. “Mi joven padre fue a la Argentina con la ilusión de hacer la América, pero sufrió la terrible crisis de 1930. Perdieron todo, no había trabajo”, dijo.
“A los jóvenes desempleados, a los que tienen un trabajo precario, a los empresarios y comerciantes con problemas para seguir adelante, les expreso mi solidaridad”, agregó.
Acto seguido, volvió a evocar a su país. “Es una realidad que conozco bien por la experiencia que tuve en la Argentina. Por ello les digo: ‘¡Coraje!’ Tenemos que encarar este desafío histórico con solidaridad e inteligencia”.
“Perdónenme por estas duras palabras -continuó-, pero donde no hay trabajo falta la dignidad”.
Por último, lanzó una furibunda crítica contra el sistema económico imperante. “Luchemos todos juntos contra el ídolo dinero, contra un sistema sin ética, injusto, en el que manda el dinero”.

La minería a cielo abierto está prohibida en el primer mundo

“Es difícil dar con una estadística mundial pero es válido decir que más del 90% de la minería mundial proviene de minas a cielo abierto. El resto corresponde a minas subterráneas” indicó Marcet. Según el mito,“la minería a cielo abierto arrasa sierras enteras y destruye ecosistemas en cientos o miles de kilómetros a la redonda”. La realidad, por el contrario, indica que en países de gran tradición minera como Australia y Estados Unidos, “el área afectada por todas las operaciones mineras, históricas y actuales, ocupa el 0,26% y el 0,40%, respectivamente, de la superficie de cada país.”
El mito indica que el primer mundo no hace minería a cielo abierto, sin embargo, países de la envergadura de Australia, Canadá y Estados Unidos “los tres países figuran entre los cinco mayores productores y exportadores mundiales de casi todas las sustancias minerales comunes, desde cobre, plata, uranio, níquel, oro y hierro, hasta bauxita, aluminio, azufre y carbón. El método que predomina, por lejos, es la explotación a cielo abierto, y una de las grandes ventajas de las minas a cielo abierto tiene que ver con los trabajadores mineros. Generalmente es más seguro, saludable y agradable trabajar en una mina a cielo abierto que en una subterránea.”
Las empresas mineras no pagan impuestos
“Es fácil verificar que las empresas de minería pagan la misma alícuota de ese impuesto (actualmente 35%) que empresas de cualquier otro sector. La única diferencia en el caso de las mineras, por la naturaleza riesgosa y de largo plazo de sus inversiones, es que esa alícuota no puede ser modificada desde el inicio de un proyecto minero durante 30 años. Esto es parte de la llamada estabilidad fiscal que rige para cada proyecto.” afirmó Marcet.

La teoría del saqueo. Se insistió en que los desarrolladores extranjeros del proyecto no sólo no pagarían impuestos sino que, además, el Estado les pagaría por llevarse el oro fuera del país. La teoría de la contaminación de las aguas con cianuro, sustancia que, se dijo, estaba prohibida para usos mineros en el primer mundo. La teoría del impacto visual. Se afirmó que el proyecto haría desaparecer la cadena de cerros que enmarcan la vista desde Esquel.

La acusación de que, ya en las actividades de exploración, la compañía había contaminado un curso de agua local, el Arroyo Amarillo, con sustancias tóxicas.” Todas estas premisas y acusaciones resultaron ser comprobadamente falsas. Pero los mitos y leyendas, éstos no funcionan por su cercanía a la verdad, si no por su propia difusión vinculada a una matriz irracional.
La preocupación por mejorar los estándares de calidad es un horizonte irrenunciable en la actividad minera. En este sentido, Marcet señala que “en poco más de diez años la minería en Chubut mejoró sus índices de seguridad hasta ser comparables con los sectores más seguros de la economía. También se desarrollaron tecnologías y sistemas de gestión ambiental de vanguardia. El ingreso de mayor cantidad de mujeres a la industria ayudó a acelerar este proceso. Fue uno de los más notables y silenciosos cambios de paradigma en el sector.” En definitiva, el paradigma productivo de la minería se modificó para entrar en sinergia con el ambiental de manera de que los impactos sean mínimos. La Argentina, según Marcet, tiene “una combinación de una gran riqueza geológica con un marco normativo que, lejos de ser perfecto, es equilibrado, hace que vuelva a vislumbrarse un potencial importante para la producción minera.” Nuestro país constituye un territorio nada despreciable en el mapa minero mundial.