Metales y minería en tierras poco frecuentes

Los metales de tierras raras son 17 los elementos químicos de la tabla periódica y aunque muchos se encuentran en abundancia en la corteza terrestre, sus propiedades geoquímicas y su dispersión los hacen difíciles de extraer en formas puras, necesarias para su uso en muchas industrias indispensables. Estos metales se utilizan en numerosas industrias, incluyendo el sector de la electrónica, aeroespacial y energías alternativas. El itrio, por ejemplo, se utiliza en las bombillas energéticamente eficientes y el cerio se utiliza en las refinerías de petróleo como un catalizador de craqueo catalítico fluido. Pero los crecientes mercados mundiales finales para los metales de tierras raras muestran una gran preocupación por su oferta.
En este contexto, muchos países han decidido desarrollar sus propias reservas de metales de tierras raras, después de que los chinos decidieran recortar las exportaciones. Países como Australia, Brasil, Canadá, Japón, Sudáfrica, Tanzania, Groenlandia y Estados Unidos se encuentran realizado esfuerzos para reiniciar la producción de metales de tierras raras.
Desde principios de los años 90 China se convirtió en proveedor líder mundial de metales de tierras raras, y a pesar de tener grandes reservas propias, muchos países optaron por importarle los metales de tierras raras, debido a los precios relativamente bajos. Pero esto comenzó a cambiar en 1999, cuando China impuso límites al comercio de estos metales por considerarlos recursos estratégicos. Ya en el año 2008, China controlaba el 97% del mercado de metales de tierras raras, convirtiéndose en el proveedor mundial de hecho. La dependencia se convirtió en un problema en 2010, cuando el país redujo su cuota de exportación al 40%, provocando una crisis de suministro global y disparando los precios por las nubes. En la actualidad, los precios se han moderado gracias a una menor demanda y una mayor oferta adicional.
Sin embargo, aunque China suministra cerca del 90% de la demanda de tierras raras del mundo, las reservas del país representan sólo el 23% del total mundial. El país asiático no tuvo en consideración el impacto ambiental asociado, y hoy afirma que los suministros están disminuyendo en las zonas mineras más importantes, dando lugar a contaminación y desastres naturales.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: